Órgano del Círculo Tradicionalista General Carlos Calderón

Órgano del Círculo Tradicionalista General Carlos Calderón leal a S.A.R. el Duque de Aranjuez Don Sixto Enrique de Borbón y al ideario católico-monárquico.
DIOS-PATRIA-REY

domingo, 23 de julio de 2017

El heroico General Pérez de Herrasti y su ilustre familia, tradicionalistas de Granada

EL GENERAL PÉREZ DE HERRASTI, HÉROE DE CIUDAD RODRIGO

Andrés Pérez de Herrasti y Pulgar
(Granada, 1750 - Barcelona, 1818)
Andrés Víctor José Miguel Pérez de Herrasti Viedma y Aróstegui Pérez del Pulgar Fernández de Córdoba, descendiente de dos de las más ilustres y principales familias de la aristocracia andaluza, nació en Granada el día 6 de marzo de 1750. Por vía paterna, entre sus más remotos antepasados se encontraba Domingo Pérez de Herrasti –perteneciente a la antiquísima casa de Herrasti en Azcoitia (Guipúzcoa)– que fue uno de los caballeros que acompañaron a los Reyes Católicos en la conquista de Granada, obteniendo como premio un señorío en esas tierras: el del pueblo y campos de Baralaira, que recibirían el nuevo nombre de Señorío de Domingo Pérez y que se convertirían en su nuevo hogar.

Por vía materna, descendía también de otro capitán de los Reyes Católicos, el afamado Hernán Pérez del Pulgar, conocido como «el de las Grandes Hazañas». Con estos antecedentes de heroísmo militar y de nobleza, repetidos de una forma u otra generación tras generación, no es extraño que el joven Andrés ingresara en el ejército en el año de 1762, a la temprana edad de doce años, concretamente como cadete del Regimiento Provincial de Granada. Dos años después entró como cadete en el Regimiento de Reales Guardias Españolas, unidad en el seno de la cual pasaría por todos los empleos y grados que consignamos a continuación: Alférez (1776), Alférez de Granaderos (1777), 2.º Teniente de Fusileros (1779), 2.º Teniente de Granaderos (1783), 1.er Teniente de Fusileros (1785), 1.er Teniente de Granaderos (1791), Coronel (1791), Capitán (1793), Brigadier (1795) y Mariscal de Campo (1809). En su hoja de servicios aparece un escueto informe sobre su persona: «Valor, acreditado; aplicación, bastante; capacidad, bastante; conducta, buena; estado, casado. Este oficial está en estado de continuar, es casado, bizarro y a propósito para el mando». Siempre en tan alta estima, Herrasti sirvió en el ejército español durante cincuenta y dos años, hasta su muerte, que le sobrevino en 1818, ostentando el grado de Teniente General y el empleo de Gobernador Civil y Militar de Barcelona –honores concedidos en el año 1814, tras su vuelta del cautiverio en Francia–.

Herrasti participó, además, en las principales campañas y en algunas de las más memorables acciones llevadas a cabo durante los años anteriores a la Guerra de la Independencia. En el año 1775 participó en la expedición que Carlos III envió a Argel en contra de las tropas del emperador de Marruecos y de los piratas que operaban desde ese puerto, operación que terminó en un auténtico desastre para los españoles, con más de mil quinientos muertos y unos tres mil heridos, entre ellos el protagonista de esta semblanza; en el bloqueo y sitio de Gibraltar desde el primero de septiembre de 1779 hasta que se concluyó sin éxito; en el sitio de Orán desde el 28 de mayo de 1791 hasta su evacuación y abandono; en la guerra contra Francia, entrando en el Rosellón con las primeras tropas en abril de 1793 y cayendo prisionero en mayo del año siguiente, durante la precipitada retirada española ante el ataque del general Dugommier; en la Guerra de las Naranjas contra Portugal, tomando parte muy primordial en la ocupación del lugar de Jarde, en la toma de la plaza de Villaviciosa y en otras muchas acciones.

El motín de Aranjuez (1808)

Pero fue la Guerra de la Independencia la que marcó el destino de Herrasti, le convirtió en un personaje para la historia y le ofreció la oportunidad de demostrar su pundonor de militar hasta el límite de sus fuerzas y de su deber. El 17 de marzo de 1808, el por entonces brigadier Pérez de Herrasti, en ese momento destinado al frente del 1.er Batallón del Regimiento de Reales Guardias Españolas –que se encontraba acantonado en Vicálvaro– recibió la orden del coronel del Regimiento, el duque del Infantado –un fiel fernandino y, por lo tanto, enemigo acérrimo de Godoy– de asaltar el palacio del valido en Aranjuez y proceder a su captura. Este episodio provocó la abdicación de Carlos IV y el acceso al trono de Fernando VII aunque, como es bien sabido, el asunto no acabó ahí, sino con Napoleón interviniendo como árbitro del litigio entre el monarca y el heredero. De este modo, atrayendo con artimañas a padre e hijo a territorio francés –con la excusa de celebrar una reunión para solventar el problema de la legalidad de la abdicación de Carlos IV– Napoleón secuestró a la familia real española y desplegó sus tropas por España con el objetivo de lograr un cambio de dinastía –de los Borbones a los Bonaparte–, algo que hacía tiempo que ansiaba el Emperador. Poco tiempo después España se convertía en un campo de batalla sobre el que Francia y Gran Bretaña dirimirían quién iba a ser la primera potencia mundial del siglo XIX. Mientras tanto, el pueblo español luchaba por su rey legítimo, Fernando VII, que regresaría a España en 1814.

El día 2 de mayo, el brigadier Pérez de Herrasti puso a su batallón y demás tropas de la comarca, así como a varios pueblos, sobre las armas para socorrer Madrid, sublevado contra los franceses. El auxilio no se hizo efectivo, ya que desde instancias superiores se recibió la orden de no intervenir en los sucesos de la capital. Desesperado por luchar contra el invasor, Herrasti marchó, con su batallón de Reales Guardias Españolas y el Ejército del Centro al mando del general Castaños, a La Rioja, hallándose en todas las diferentes posiciones que allí se tomaron: socorro de Lodosa, expedición de Autol y apostadero de Ausajo, hasta la batalla de Tudela, librada el 23 de noviembre de 1808, debacle española tras la cual el Ejército del Centro inició una penosa retirada hacia el sur, en busca de nuevas órdenes por parte de la Junta Central –en ese momento también en plena huída y por lo tanto difícil de localizar–. Durante esa retirada, Herrasti tendría ocasión de destacarse en la acción de Tarancón (Cuenca) del 25 de diciembre, en la que rechazó, por dos veces, con trescientos hombres de su batallón, a una fuerza de caballería compuesta por ochocientos Dragones de la Brigada del general Perreimond. El valor y la tenacidad demostrados en este combate le valieron el ascenso a mariscal de campo –aunque quizá este fulgurante ascenso fuera más bien una recompensa por su actuación en favor de Fernando VII en Aranjuez– y el empleo como Comandante General del Cantón de Santa Cruz de Mudela (Ciudad Real). Tras unos pocos meses, ya iniciado el año de 1809, fue llamado a Sevilla –la nueva sede de la Junta Central Gubernativa del Reino– que le destinó, el 15 de marzo de 1809, al Ejército de la Izquierda, que en ese momento se encontraba al mando del teniente general Marqués de la Romana. El lugar donde debía incorporarse a su nuevo empleo era Gijón, ciudad a la que, al estar el centro y el norte peninsular ocupados por los imperiales, solamente podía llegar por mar. El día 19 salió del puerto de Cádiz acompañado por su nuevo edecán, el por entonces teniente Joaquín de Zayas. La travesía transcurrió tranquila hasta que, habiendo ya llegado a aguas del Cabo de Peña el día 20 de mayo, y a menos de una jornada del puerto de Gijón, se cruzaron con un bergantín cuyo capitán les advirtió de que la ciudad asturiana había caído en poder de los franceses. El día 17 de junio de 1809, un desesperado y agotado Herrasti estaba de vuelta en Cádiz, tras treinta días de penosa navegación bajo terribles borrascas, y sin haber podido incorporarse a su destino. Ansioso por entrar en combate, Herrasti solicitó un nuevo destino en el Ejército de Aragón, comandado por el general Blake y, si esto no era posible, al de Extremadura, con el general Gregorio García de la Cuesta al frente. Ninguno de los dos destinos le fue otorgado. Fue enviado de nuevo al Ejército de la Izquierda, ahora al mando del Duque del Parque, con el que combatió en la batalla de Tamames (Salamanca), librada el 18 de octubre de 1809, y que se saldó con una victoria de los españoles. Apenas un par de días después, Herrasti recibió el empleo que le enfrentaría a dos de los más afamados mariscales del Imperio, Masséna y Ney, y que le consagraría como héroe olvidado de la Guerra de la Independencia: gobernador militar de la cercana plaza de Ciudad Rodrigo, convertida en uno de los focos de resistencia más importantes al constituirse como sede de la Junta Superior de Castilla la Vieja, de la cual Herrasti sería presidente.

Rendición de Ciudad Rodrigo tras la heroica defensa española (1810)

El 10 de julio de 1810, tras un asedio de dos meses y medio, Herrasti, un militar que ha de pasar a la historia por su aprecio por la vida humana, supo rendir la plaza de la que era gobernador en el momento preciso, sin faltar en absoluto a su deber como soldado, para así evitar una matanza por parte de los imperiales como represalia. Dos días después de la capitulación, Herrasti marchaba al cautiverio en Francia junto a toda su guarnición.

Como los demás deportados españoles, Herrasti recuperó su libertad en 1814, tras la abdicación de Napoleón. Un decreto del Gobierno Provisional de Luis XVIII dispuso que «para poner fin al flagelo de la guerra y reparar en lo posible sus terribles resultados, todos los prisioneros de guerra serán puestos a disposición de sus potencias respectivas». En un lamentable estado físico y moral, Herrasti aún tuvo que enfrentarse en Madrid al Consejo de Guerra de Purificación, que afortunadamente no encontró en él el más mínimo atisbo de traición a los Borbones y que determinó su limpieza y le recomendó para ser empleado por el rey «en el destino y clase que tenga S.M. a bien». El rey tuvo a bien ascenderle a teniente general el 28 de julio del año 1814 con la antigüedad del día de la rendición de la plaza de Ciudad Rodrigo; es decir, el 10 de julio de 1810. Ese mismo año le llegaría la concesión de la condecoración de la Orden de Lis por parte del restaurado rey francés Luis XVIII «para acreditar su adhesión a la causa de los Borbones» y en 1816 el nombramiento de caballero de la Gran Cruz Laureada de San Fernando, que luce con todos sus atributos en el retrato con uniforme de teniente general que se exhibe en el Ayuntamiento de Ciudad Rodrigo. En el mismo año de su ascenso a teniente general, Herrasti fue destinado a Barcelona como gobernador militar y político, ciudad donde el clima húmedo agravaría su dolencia reumática. Hasta la capital catalana se trasladaría Herrasti con la que era su esposa desde el año 1792 –la también noble María Antonia de Luca y Timmermans– y allí moriría el día 24 de enero de 1818, tras una vida enteramente dedicada al servicio de su Patria y tras emplear sus últimos años en emprender esenciales mejoras urbanísticas en la ciudad de Barcelona, tales como la construcción del primer cementerio extramuros.

Información tomada de: Ramón Laca, Julio de (1967): El General Pérez de Herrasti. Héroe de Ciudad Rodrigo


Escudo de armas de los Pérez de Herrasti

GENEALOGÍA DESCENDENTE DE LA FAMILIA PÉREZ DE HERRASTI

Domingo Pérez de Herrasti, participó en la Toma de Granada. Fue uno de sus descendientes agnados Antonio Pérez de Herrasti y Viedma, señor de Domingo Pérez, que sigue.

I .- Antonio Perez de Herrasti y Viedma, VII. Regidor perpetuo de Guadix y Alcalá la Real, patrono del Convento de Agustinos de Granada. Casó en Granada el 29 de mayo de 1747 con Angela Pérez del Pulgar y Fernández de Córdoba. Tuvieron por hijos a:

A .- Juan de Dios Pérez de Herrasti y Pulgar, que sigue.
B .- ANDRÉS PÉREZ DE HERRASTI Y PULGAR, héroe de Ciudad Rodrigo. Nació en Granada el 6 de marzo de 1750 y murió en Barcelona el 24 de enero de 1818. Casó el 27 de diciembre de 1792 en Barcelona con María Antonia de Luca y Timmermans (nacida en Rialp el 28 de diciembre de 1756), con la que no consta que tuviese descendencia.

II .- Juan de Dios Pérez de Herrasti y Pérez del Pulgar, Señor de Padul. Fue bautizado el 16 de marzo de 1748. Casó el 14 de junio 1771 con Maria Luisa Henríquez de Navarra y Carreño. Tuvieron por hijo a Antonio Pérez de Herrasti y Enríquez de Navarra, que sigue.

III.- Antonio Pérez de Herrasti y Enríquez de Navarra, Señor del Padul. Nació en Granada en febrero de 1778. Casó con María Josefa Recio-Chacón y Valverde (nacida hacia 1778 en Arjona, Jaén). Tuvieron por hijos a:

A .- Antonio Pérez de Herrasti y Recio-Chacón, que sigue (IV a).
B .- Juan Pérez de Herrasti y Recio-Chacón, que sigue (IV b).
C .- Rita Pérez de Herrasti y Recio-Chacón. Nació el 27 de junio de 1819 en Arjona y falleció el 8 de julio de 1855. Casó el 19 de marzo de 1843 en Granada con Fernando de Contreras y Aranda (1817-?), Caballero de la Orden Militar de Santiago. Tuvieron por hijos a José (1845-?), Francisco (†1881), Isabel (1850-1919) y Fernando de Contreras y Pérez de Herrasti (†1908) (sigue en V b).

IV a .- Antonio Pérez de Herrasti y Recio-Chacón, Señor del Padul y de Domingo Pérez. Maestrante de Granada. Nació hacia 1806 en Arjona (Jaén) y falleció en 1870. Fue fiscal del Tribunal Supremo de Cuentas del Reino. Casó el 10 de diciembre de 1837 con María del Carmen Fuensanta Antillón y Piles, II Condesa de Antillón, nacida en Palma de Mallorca el 16 de julio de 1811. Tuvieron por hijos a:

A .- Isidoro Pérez de Herrasti y Antillón, que sigue.
B .- Antonio Pérez de Herrasti y Antillón. Nació el 24 de diciembre de 1839 y murió en Granada en 1900. Fue Caballero de la Orden de San Estanislao de Rusia, Oficial de la del Salvador de Grecia y Maestrante de Granada. Siguió la carrera diplomática. Tras la Revolución de Septiembre se adhirió al carlismo. Llegó a presidir la Junta carlista regional. Casó el 10 de mayo de 1871 en Valcarlos (Navarra) con Maravillas Bachoué de Barraute Elío (†1917), nombrada por Carlos VII tras la muerte de su esposo Condesa de Barraute-Herrasti.
C .- María de la Esperanza Pérez de Herrasti Antillón. Nació el 30 de noviembre de 1848 en Madrid. Casó el 20 de mayo de 1875 con Manuel de Aguilera y Gamboa, marqués de Flores Dávila (1848-1899) y hermano del Marqués de Cerralbo, Jefe Delegado de la Comunión Tradicionalista con Carlos VII y Jaime III. Tuvieron por hijos a María de la Esperanza de Aguilera y Pérez de Herrasti (1876-1939), condesa de Peñalva (casada con Celedonio Febrel y Contreras) y a Manuel de Aguilera y Pérez de Herrasti (1877-1925), conde de Alcudia y Maestrante de Granada.

V a .-  Isidoro Pérez de Herrasti y Antillón, III Conde de Antillón, Señor de Domingo Pérez, de los Campos de Baraila, de Pérez de Herrasti y de Aróstegui. Maestrante de Granada. Nació en Madrid el 31 de julio de 1838 y murió en Granada el 17 de septiembre de 1903. Licenciado en Derecho. Formó parte de la Junta provincial carlista de Granada durante el Sexenio Revolucionario. En 1888 se adhirió al Partido Integrista. Residió en la calle Tablas. Casó el 6 de enero de 1860 en Granada con su prima María Josefa Perez de Herrasti y Vasco. Tuvieron por hijos a:

A .- Antonio Pérez de Herrasti y Pérez de Herrasti (1860-1902). Casó el 2 de mayo de 1894 con María de la Concepción Orellana-Pizarro Maldonado, marquesa de Albayda (1864-1927). Tuvieron por hijo a María, María del Rosario y Antonio Pérez de Herrasti y Orellana (Madrid, 1898-1974).
B .- María Joaquina Pérez de Herrasti y Pérez de Herrasti (1862). Casó el 24 de septiembre de 1893 en Granada con Antonio Díez de Rivera y Muro, marqués de Casablanca (1857-1930).
C .- María del Carmen Pérez de Herrasti y Pérez de Herrasti (1864 -?).
D .- Isidoro Pérez de Herrasti y Pérez de Herrasti. Nació en Granada el 1 de septiembre de 1866 y fue bautizado el 5 en la Iglesia de San Salvador. Murió el 6 de junio de 1935. Le fue concedido el titulo de Conde de Padul por Alfonso (XIII) el 16 de julio de 1924. Militó en el Partido Integrista y posteriormente en la Comunión Tradicionalista. Casó con Maria del Rosario Solís y Desmaissiers. Sin descendencia. Le sucedió en el título de Conde de Padul su sobrino Antonio por carta de 14 de mayo 1956.
E .- Josefa Pérez de Herrasti y Pérez de Herrasti.

IV b .- Juan Pérez de Herrasti y Recio-Chacón. Nació hacia 1816. Casó con Joaquína Vasco y Vasco. Murió en Granada el 2 de febrero de 1848. Tuvieron por hijas a María Josefa (Granada, aprox. 1843 - ?), Antonia (1851-1935) (sigue en V c) y Francisca Pérez de Herrasti y Vasco, que sigue.

V b .- Francisca Pérez de Herrasti y Vasco (1852-?). Casó el 4 de abril de 1874 en Granada con su primo Fernando de Contreras y Pérez de Herrasti (†1908). Tuvieron por hijos a:

A .- José de Contreras y Pérez de Herrasti, Maestrante de de Granada. Casó con Paz González de Anleó y González del Pino (1881-1967), Dama de la Real Maestranza de Granada. Tuvieron por hijos a Antonia (Granada, 1910 - Sevilla, 1991) y José de Contreras y González Anleo (Jaén, 1917 - Granada, 1993), combatiente Requeté.
B .- Fernando de Contreras y Pérez de Herrasti (1874-1940), Maestrante de Granada. Fue un destacado articulista del diario tradicionalista El Siglo Futuro. Casó el 26 de noviembre de 1900 en Sevilla con María de Gracia de Solís-Beaumont y Desmaissieres (1876-1952). Tuvieron por hijos a Antonia (†1991), Concepción (†2003) y Matilde de Contreras y Solís-Beaumont.
C .- Ramón de Contreras y Pérez de Herrasti (Arjona, 1886 - Granada, 1952). Fue jefe de la Comunión Tradicionalista en Andalucía Oriental en la década de 1930. Casó con Manuela Gómez de las Cortinas y Atienza. Residió en el Palacio de los Condes de Luque —que donó a la Universidad— y posteriormente en la calle Gran Capitán.
D .- Joaquín de Contreras y Pérez de Herrasti. Fue Archivero de la Real Maestranza de Caballería de Granada. Residió en la calle Puentezuelas, 35.

V c .- Antonia Pérez de Herrasti y Vasco. Nació en Granada el 1 de mayo de 1851 y murió en la misma ciudad el 18 de octubre de 1935. Casó en Granada el 24 de noviembre de 1873 con Luis Andrada-Vanderwilde y Pérez de Vargas (Sevilla, 1844 - San Sebastián, 1932), Teniente de la Real Maestranza de Caballería de Granada. Tuvieron por hijos a:

A .- María del Carmen Andrada-Vanderwilde y Pérez de Herrasti. Nació en Granada el 5 de abril de 1875.
B .- José Luis Andrada-Vanderwilde y Pérez de Herrasti, marqués de Cartagena y Maestrante de Granada. Murió en Granada el 12 de junio de 1961. Casó con Blanca Bachoué de Barraute y Mira-Perceval, con quien tuvo por hijos a Luis Javier, Dolores, Fernando, Antonia, José María, Francisco, Juan, Joaquín y Alfonso Carlos Andrada-Vanderwilde y Bachoué de Barraute.
C .- María de los Dolores Andrada-Vanderwilde y Pérez de Herrasti. Nació en Granada el 20 de marzo de 1879 y murió en la misma ciudad el 13 de abril 1965. Casó con Joaquín Pérez del Pulgar y Campos (Granada, 1870-1957), conde de las Infantas.
D .- Joaquina Andrada-Vanderwilde y Pérez de Herrasti. Nació en Granada en 1891 y murió en la misma ciudad en 1978. Casó con Mariano Gómez de las Cortinas y Atienza (Ronda, 1881 - ?). Tuvieron por hijos a María Antonia, Ramón, Mariano, Blanca y Rafael Gómez de las Cortinas y Andrada-Vanderwilde.

Información obtenida en su mayor parte de Condes de PadulGeneanet y FamilySearch

jueves, 20 de julio de 2017

El Alzamiento Nacional de 1936 fue obra del Carlismo. III - La muerte de Sanjurjo

LA MUERTE DE SANJURJO 

La muerte trágica del general Sanjurjo se debió a una debilidad del general Mola para con el aviador Ansaldo, quien, por haber salvado el año 32 al general Barrera en su avioneta y haber llevado el día del Movimiento a Pamplona al señor Fal Conde, aterrizando en el campo de Noain después de varias peripecias y algunos peligros, se creía con el derecho de llevar al futuro Jete del Estado Español, general don José Sanjurjo, desde Lisboa.

Juan Antonio Ansaldo Vejarano (1901-1954)

Se habían convenido dos contraseñas, y también en esto está confundido el señor Iribarne en la obra aludida anteriormente; una que tenía por mitad y debía mandar el general Mola, si el Ejército se decidía a iniciar el Movimiento, y era parte de un recordatorio fúnebre de la señora de Carranza, de Cádiz, y otra que tenía el señor Fal Conde, también por mitad con el general Sanjurjo, y ésta era efectivamente un recordatorio del asesinado Canciller de Austria, Dollfuss, que el Rey mismo le había dado al señor Fal, y el envío de cuya mitad significaba que los Requetés empezaban el movimiento, al que luego, por el prestigio del general Sanjurjo, el Ejército se plegaría; pues el general, hijo de capitán carlista, muerto al frente de su escuadrón en la guerra del 72-76, y sobrino del general carlista Joaquín Sacanell, que fuera Secretario de Carlos VII en Venecia, quería siempre mandar requetés.

El señor Fal Conde había contratado los servicios del que pasaba por ser uno de los mejores aviadores europeos, el francés Lacombe, quien poseía varios records, y el bimotor de la entonces esposa Mollisson, en el cual acababa de batir el record de Inglaterra a la Ciudad del Cabo en África.

Los dos, Lacombe con su bimotor y Ansaldo con su avioneta, llegaron al mismo tiempo a Lisboa, aunque a distintos campos de aterrizaje, ya que, el bimotor no podía aterrizar en el reducido y deficiente campo de La Alberca.

(No es todavía llegado el momento de levantar el velo sobre él modo como se solventaron las dificultades surgidas por las reclamaciones del embajador del Gobierno republicano, el mismo que fuera ministro náufrago, según frase de Azaña, precisamente cuando regresaba de Buenos Aires a España para hacerse cargo de una cartera ministerial).

El general Sanjurjo se despide de su esposa y amigos antes de subir a la Puss

En atención a que el bimocor de Lacombe no podía aterrizar en el reducido campo de Noain, cerca de Pamplona, se decidió que lo haría en uno de los aeródromos del sur de Francia, posiblemente en Biarritz, donde estaba todo preparado para los inconvenientes que pudiesen surgir e incluso el guía que debía pasar al general Sanjurjo a través de la frontera franco-española.

Ansaldo, muy conocido de la colonia española, que hacía la contrarrevolución desde las hermosas y frescas playas de Estoril, pudo fácilmente lograr del general Sanjurjo que se confiase a su avioneta, en la que debía amarrarse, ya del primer momento, en un angostísimo sitio.

El entonces Director General de Seguridad en Madrid, Ángel Galarza, se alabó más tarde de haber dañado en alguna forma la avioneta; pero quien presenció la catástrofe aseguraba que, conociendo el pobre campo de aterrizaje de Cascaes y la más pobre avioneta de Ansaldo, aun reconociendo su destreza y capacidad, no necesita agentes extraños para explicarse el desastre ocurrido.

Estado en que quedó la avioneta después del accidente

La avioneta, sea por el estado del campo, sea por el exceso de peso, levantó vuelo con dificultad, de modo que pareció iba a estrellarse contra unos árboles por no ganar altura. Sorteó el obstáculo penosamente, y apenas transpuestos los árboles capotó, desplomándose e incendiándose el depósito de la nafta, sin que le fuera posible a Ansaldo vaciarlo antes por falta de tiempo, aunque hubiese atinado, y sin que le fuese posible al general deshacerse de las correas que lo aprisionaban, pereciendo abrasado entre gritos desgarradores.

Ansaldo tuvo que ser hospitalizado, tal vez más por la conmoción nerviosa y dolor, que por las quemaduras, que fueron leves, por fortuna.

Entretanto el bimotor con el gran Lacombe se morían de asco en un campo de aterrizaje, no lejano, se había torcido la dirección del Movimiento y se había hecho posible una guerra que todavía perdura.


EL REQUETÉ (Buenos Aires, 1 de marzo de 1939)

-
El Alzamiento Nacional de 1936 fue obra del Carlismo. I - El plan
El Alzamiento Nacional de 1936 fue obra del Carlismo. II - La defección del General Barrera
El Alzamiento Nacional de 1936 fue obra del Carlismo. III - La muerte de Sanjurjo

martes, 18 de julio de 2017

El Alzamiento Nacional de 1936 fue obra del Carlismo. II - La defección del General Barrera

Como fenómeno extraño es curioso el hecho de que, después de muerto el general Mola, último representante del general Sanjurjo, no existe actualmente en el Gobierno de Burgos y Salamanca ninguno de los hombres que trabajaron eficazmente en la preparación del movimiento. 

No es una excepción el Conde de Rodezno, el hombre más político, es decir, más enemigo de la acción, o sea, el menos carlista, de todos los prohombres carlistas, aunque es de justicia acreditar un tanto en su haber. Pues al resultar por pura casualidad y algo de presunción, presidente de la Junta Suprema Carlista, se empezó el envío de jóvenes del Requeté a Italia, para que se ejercitasen en el conocimiento y manejo de las armas modernas. En cartas, cuyos originales se conservan y se publicarán en su día, llamaba despectivamente musulmanes a quienes conspiraban contra la República y jugaban a los Requetés... [...]

Consecuencia de una acción concertada entre el general Barrera, un representante de la Comunión Tradicionalista y otro de Renovación Española con el señor Mussolini, fue el envío de los jóvenes a Italia. Por cierto que últimamente dieron los periódicos la noticia de haber llegado el hecho a conocimiento de los rojos, quienes probablemente simularon el documento firmado, aunque el fondo es rigurosamente verídico.

El general Emilio Barrera Luyando (1869-1943)

En realidad, el envío de jóvenes se intensificó desde el momento en que empezó a dirigir los destinos de la Comunión Tradicionalista el verdadero forjador de los Requetés y alma de toda la preparación del movimiento, D. Manuel Fal Conde, como documentalmente lo probará la historia, ya que un carlista tuvo la fortuna de encontrar y salvar las notas y documentos originales, de todos los cuales se han sacado copias y fotocopias, que están guardadas en distintas naciones de Europa.

Los jóvenes Requetés, en grupos de treinta, de todas las regiones de España y singularmente de Navarra, se juramentaban, incluso con juramentos execratorios, a guardar el secreto, que fue tan bien guardado, que ni la policía española, ni las familias de los interesados, ni los mismos elementos oficiales italianos, llegaron a develarlo.

Salían por distintas fronteras con motivos diversos, generalmente de trabajo, y llegados a Italia eran recibidos por el que fue más tarde embajador en Buenos Aires, Coronel Longo, y presentados, como peruanos, a los oficiales que debían enseñarles el manejo de las armas, los cuales desconocían el español. La enseñanza duraba un mes aproximadamente, y con algunos que fueron a Libia, al principiar el movimiento, eran unos quinientos los que habían adquirido el conocimiento de las más interesantes armas modernas. [...]

Al libertarse finalmente, después de horas trágico-cómicas, el general Barrera se encontró ante una situación de hecho, en la que otros estaban trillando, lo que él había ayudado a sembrar; pero ya ni el general Barrera tenía parecido con el hombre de 1932, ni les fue difícil contentarle con la Presidencia del Tribunal Supremo de Guerra y Marina, recientemente restablecido, si no lo fue expresamente para él. Muerto Sanjurjo, era el único Teniente General de actividad contrarrevolucionaria, desde el año 32. [...]

La muerte trágica de Sanjurjo, ocasionada por una debilidad de Mola, ante una pretensión vanidosa del aviador Ansaldo, torció completamente el curso del movimiento.

El que fuera secretario de Mola, señor Iribarne, escribió una seudo-historia plagada de inexactitudes e injusticias. Después, recogida tal obra; pero no por las injusticias que se cometen en el afán de ensalzar la acción del héroe, sino por querellas personales y celos ridículos e injustos de quien no representa en el libro ningún papel en la preparación del movimiento, sencillamente porque no la tuvo; y todo el poder, ni hará desaparecer los documentos que lo comprueban, ni hará enmudecer la historia que lo proclamará paladinamente, a pesar de las pretensiones de los panegiristas áulicos.

lunes, 17 de julio de 2017

El Alzamiento Nacional de 1936 fue obra del Carlismo. I - El plan

Descontado se tiene que todos los fariseos se llevarán las manos a la cabeza, aun sin llenársela de ceniza, y se aprestarán a rasgarse moderadamente sus vestiduras. También será motivo de estupefacción o escándalo lo que se irá refiriendo para cuantos, nacidos para avestruces, creen que en cerrando los ojos a la luz, como aquéllos ocultando sus cabecitas en el hoyo abierto en la arena para no ver al león, ya el peligro no existe. Y gritan ¡escándalo!, ¡escándalo!, cuando hay quien se atreve a proclamar bien alto lo que es sabiduría de clavo pasado, o verdades escuetas de la historia austera.

Aunque principalmente se tratará el problema político de España, como éste se roza con el problema militar y parece que algunos militares, mal aconsejados, han querido convertir el glorioso Movimiento Nacional en una cuartelada o pronunciamiento estilo siglo XIX, desvirtuando su carácter popular, base y fundamento jurídico de su legitimidad, accidentalmente se tratará de los mayúsculos yerros militares; porque las guerras se ganan alcanzando victorias y no repitiendo tontamente las palabras: victoria, invicto, derrota aplastante del enemigo, descalabro tremendo, etcétera, etc. Resulta soberanamente ridículo leer la prensa nacionalista española, convertida en un inmenso botafumeiro por obra y gracia de politiquillos de la más vieja escuela, como Serrano Suñer, que, al remedar los métodos fascistas e hitlerianos, los han dejado tamañitos. Se publicará a su hora una colección de las órdenes emanadas de la Dirección de Prensa y Propaganda de Salamanca, que resulta el monumento máximo de la adulación, del servilismo y de la incomprensión del carácter y psicología españoles.

Dejados de la mano de Dios han olvidado que en el fondo del español está siempre el espíritu de aquellos claros varones que, monárquicos ferventísimos, se dirigían a la Autoridad con las frases sabidas: Nos que somos tanto como vos y juntos más que vos; Rey serás, si ficieres derecho, e si no, non lo serás. Y la figura gigante del Alcalde de Zalamea será siempre el modelo representativo del verdadero carácter español, que se pretende convertir en el rebaño de Panurgo o en autómatas marcando el paso de ganso, sin ideas y sin voluntad propias.

Las necesidades de la guerra imponen muchas obligaciones y restricciones, cierto, ciertísimo; pero lo que jamás imponen es el ridículo, y menos todavía aprovecharlas para hacerse una plataforma y convertir a todos los periódicos en un diario y repetido anuncio gratis. ¡Qué mala debe ser la mercancía cuando necesita tanto bombo! [...]

Aunque se han visto los originales y fotografías de los documentos que se citarán, es inútil pedir, antes de finir la guerra, las tales fotocopias y documentos, celosamente guardados en lugar seguro. [...]

José Sanjurjo Sacanell (1872-1936)

En la preparación del Movimiento que debía acaudillar el glorioso, doble laureado, general Sanjurjo, tuvieron poca intervención los generales que luego, por efecto de las circunstancias, han resultado primeras figuras.

El Movimiento fue preparado por la Comunión Tradicionalista —el viejo Carlismo, luchador de siempre y siempre por los mismos ideales—, en combinación con algunos elementos de Renovación Española, con algunos de José Antonio, quien estaba en la cárcel cuando se enteró, con el conocimiento de Gil Robles a última hora y siempre bajo la jefatura de Sanjurjo. Los representantes de éste fueron, primero, un general que se rajó en Madrid; luego el doble laureado, entonces coronel Varela, y cuando éste no podía ya moverse por pisarle los talones la policía de Azaña, quien lo tenía en el castillo de Santa Catalina en Cádiz al estallar el Movimiento, fue el postrer representante el general Mola, Gobernador Militar de Pamplona.

El general Franco se comprometió a sublevarse en África mucho después que el actual Príncipe-Regente de la Comunión Tradicionalista-Carlista se entrevistase en Lisboa, por orden del difunto Rey Don Alfonso Carlos (q. s. g. h.), con el general Sanjurjo y se conviniesen los postreros detalles del Movimiento que sustancialmente fueron:

Los Requetés cooperarían, desde el primer instante, al Movimiento, si lo iniciaba el Ejército; pero si éste no podía, los Requetés empezarían, siempre mandados por el general Sanjurjo, y para ello, el teniente coronel de E. M. Baselga formó el plan del alzamiento, constituido en principio por dos fuertes grupos de Requetés que aparecerían en la Sierra de Huelva y en la Sierra de Gata, en el sudoeste de España, sobre la frontera de Portugal, por razones obvias y fáciles de comprender.

Eduardo Baselga Recarte (1879-1936)

Al atraer las fuerzas del Gobierno, debían actuar inmediatamente los Requetés navarros y vascos, al par que los catalanes y aragoneses, en un doble movimiento sobre Madrid. El general Sanjurjo no era partidario de la guerra de carreteras, sino que pretendía dar una batalla, pero una verdadera batalla decisiva, tan pronto hubiese reunido los elementos que se hubieran plegado a su nombre glorioso.

Si bien es cierto que él había reservado su pensamiento, no es difícil adivinar que hubiera tenido lugar por el norte de Madrid, y aun es probable que hubiera sido algún Guadalajara, pero glorioso. Desde las estribaciones del Guadarrama por Sigüenza y hasta Medinaceli existe, en dirección a Madrid, un vasto terreno para dar una batalla, o una serie de combates que abrieran las puertas de la Capital por el único camino que se pueden abrir, según lo aprendieron Felipe V y Napoleón.


viernes, 14 de julio de 2017

La Revolución es un bloque


¿La Revolución es un bloque?

Si por ello se entiende que es de una simplicidad, de una indivisibilidad absolutas, sin grietas, sin fallas, sin oposiciones internas y sin contradicciones, claro que la Revolución no es un bloque.

Sus hijos, sus nietos, sus sobrinos y sus resobrinos se devoraron y se devoran todavía vorazmente entre sí.

Los jacobinos "acorralaron" a los girondinos, los thermidorianos a Robespierre, y todos saben la religión de M. Thiers con la Comuna. Los liberales, a su vez, hubieron de ceder el lugar a los radicales, que fueron rápidamente "penetrados" por el socialismo; los mismos socialistas no tardaron en ser desbordados por el comunismo. Se sabe, en fin, cómo, en su régimen interno, las depuraciones se suceden ferozmente entre los comunistas.

¿Cómo puede entonces llamarse bloque a semejante sucesión de conflictos?

La contestación es fácil si se toman el trabajo de observar que estas oposiciones son en principio oposición de personas, o mejor dicho, de clanes, que van a la caza del poder. En lo demás, es decir, en lo esencial, hay continuidad, hay rigurosa progresión. Y si las cosas, en sí mismas, parecen cambiar, el cambio no es más que el desarrollo lógico de un conjunto de principios en los que es preciso reconocer el fiel desarrollo de la Revolución con todas sus consecuencias.

Por esto la Revolución es un bloque, sean cuales fueron o puedan ser las rivalidades sangrientas de aquellos que la sirven. (...)

La Revolución es un bloque, al igual que constituyen un bloque las armas modernas, aunque la infantería sea muy distinta de la aviación, los cuerpos de franco-tiradores muy distintos de las tropas disciplinadas, etc. A pesar de sus diferencias profundas forman un bloque, porque todas ellas contribuyen a un mismo fin. El hecho de que los parachutistas tengan tendencia a arrastrar los "tringlots" de "planqués" tiene una importancia secundaria.

La Revolución forma un bloque porque los liberales y los comunistas pueden reivindicar el mismo padre: Juan Jacques Rousseau..., las mismas máximas fundamentales del ginebrino pueden igualmente alegarse para justificar tanto el liberalismo más anárquico como el totalitarismo más riguroso. (...)

La primera policía, abuela de todas las chekas, gestapo, geupeon, etc., el mundo moderno la vio nacer en Francia...,  y el dulce nombre de Fouquier-Tinville quedará siempre unido a tan memorable acontecimiento.


La delación sistemática considerada como regla de vida entre los ciudadanos, fue también el "divino" Marat quien la puso en práctica.

Lo mismo puede decirse por lo que respecta a la destrucción de ciudades "contrarrevolucionarias": Lyon, Tolon, la "tierra abrasada" de la Vendée, fueron los prenuncios de Budapest y de Hungría.

Y, en cuanto a la liberación de los países vecinos con la ocupación armada que los ataca del modo más sistemático, ¿cómo han de olvidar los rusos que los franceses les dieron el ejemplo en aquella época en casi todos los países de Europa?

También, por lo que se refiere al "terror" concebido como principio de gobierno, ¿no lo inventaron los franceses el nombre y la cosa?

«Es, pues, risible, diremos con el Padre Bruckberger, querer combatir el comunismo conservando al mismo tiempo la tradición, la lógica y el derecho nacidos de la Convención y de la primera república jacobina. No se puede contrarrestar un negro con un gris más o menos sucio, sino en virtud de un blanco más y más puro, más y más resplandeciente, que denuncia y condena tanto al gris como al negro.» (..)

No se puede, ni se podrá plenamente contrarrestar, no se podrá combatir victoriosamente el universalismo revolucionario, más que en nombre del universalismo cristiano.

Por eso no puede haber plena y entera contra-Revolución sin una profesión absoluta y firme de catolicismo.

Al bloque satánico de la Revolución, sólo puede oponerse la piedra divina sobre la que el Señor fundó su Iglesia.



Fragmento extraído del editorial de Verbe, abril de 1957.
Tomado de Revolución y contrarrevoluciónCRISTIANDAD, julio de 1957

miércoles, 28 de junio de 2017

Sabían lo que hacían




En 2016, el ayuntamiento de Madrid dirigido por la podemita Manuela Carmena, a propuesta del Partido Socialista, alegando varias miles de firmas de la plataforma digital Change.org y amparándose en la ley de Memoria Histórica, renombró la plaza Vázquez de Mella como plaza Pedro Zerolo, un político socialista (¡cómo no!) y aún más importante para el Ayuntamiento, sodomita –nos negamos a transigir en la dominación lingüística de lo políticamente correcto y a usar la denominación oficial, usando en cambio el sustantivo que históricamente se ha usado, véase como ejemplo la obra de John Kennedy Toole, La Conjura de los necios, usado tanto por el protagonista, Ignatius Reilly, como por Myrna Minkoff, a quién el pensamiento hegemónico de hoy no dudaría en calificar de “progresista”.

Vázquez de Mella fue el mayor sistematizador de la doctrina carlista de la historia del carlismo, y uno de los mejores oradores de su época; diputado a Cortes, autor de numerosas obras reunidas en una treintena de obras completas, dejó un influyente legado doctrinal que traspasó los simples límites del carlismo y de España, llegando a América. Zerolo, en cambio, era concejal en Madrid, cuya influencia se debía a los contactos con el poder, y no a su capacidad y talento, y es conocido únicamente por defender los “derechos” de un colectivo al que él mismo pertenecía, de los que no destacó en exceso, y limitándose su influencia a las actuaciones de dicho colectivo, sin ningún legado doctrinal.

De nada sirvió que Vázquez de Mella hubiese muerto en 1928, tres años antes de la proclamación de la Segunda República y ocho antes del inicio de la Guerra Civil; de nada sirvieron las quejas de los vecinos de la plaza (a pesar de que muchos de los firmantes probablemente ni siquiera eran de Madrid, pues se trata de una recolección de firmas digital, el ayuntamiento madrileño ni se molestó en consultar a los vecinos); de nada sirvió que Vázquez de Mella hubiese defendido el voto femenino en su concepción de la democracia orgánica o jerárquica antes de que se hiciera realidad en 1931, y con la opinión en contra de numerosos izquierdistas, como la socialista Victoria Kent (en algún foro se comenta que si los izquierdistas se enterasen de esto, les daría un ictus); y de nada sirvió la campaña que intentó llevarse a cabo en la propia plataforma Change.org (en primer lugar, porque fue enseguida eliminada); el nombre de la plaza fue irremediablemente modificado amparándose en la Ley de Memoria Histórica.

Muchos atribuyen este hecho a la ignorancia histórica de la alcaldesa de Madrid y su equipo de gobierno; sin embargo, no se nos debe escapar que la plaza Vázquez de Mella ha sido un recorrido tradicional del irónicamente llamado Día del Orgullo Gay (otros nombres que se han sugerido, como Día del Orgullo Neocapitalista o Día del Complejo Gay, son mucho más apropiados para un espectáculo que más bien provoca vergüenza ajena), por lo que esto debe entenderse más como una estrategia de conquista continua del espacio público por parte de los rosas que les garantice la hegemonía total y haga que sus horteras banderas sean izadas en todos los lugares sin discusión. 

Otro aspecto que no se nos debe escapar es que Carmena pertenece a ese colectivo que gritaba ¡Arderéis como en el 36!, es decir a un grupo que fue derrotado en la Guerra civil, algo que todavía les escuece; Vázquez de Mella es el principal referente de los carlistas, ¿pero quiénes eran los carlistas? Los carlistas eran los que se sublevaron en el 36 y lograron conquistar el Norte de España para el Bando Nacional, que sin ellos jamás hubiese ganado la Guerra, y la añorada y utópica República quema-conventos de los comunistas todavía seguiría en pie. Tampoco es casualidad que en el mismo año en que se aprobó el renombramiento de la plaza Vázquez de Mella (2015), el ayuntamiento de Pamplona, también de izquierdas, le retiró la plaza del Conde de Rodezno en Pamplona, uno de los  principales dirigentes que negoció con el Bando Nacional la entrada de los carlistas navarros en el Alzamiento, si bien es verdad que fue a espaldas de Fal Conde, y que Rodezno era de muy dudosa lealtad, ocupando puestos de importancia durante el gobierno de Franco. 

Pero volvamos a la figura de Vázquez de Mella. Si analizamos todo su pensamiento y todas sus influencias, no es de extrañar que la izquierda sienta repulsión a su figura. Carlista convencido, criticó la teoría de la separación de poderes, uno de las principales bases políticas del liberalismo, y por lo tanto de la izquierda, así como el parlamentarismo, la libertad de cultos, el marxismo... Propugnaba una sociedad firmemente católica, con gremios y sin sindicatos (tal y como los conocemos, al menos), en que fuesen innecesarias las huelgas, y un Estado encabezado por un rey que gobierne y en el que la representación política esté compuesta por corporaciones, no por partidos de masas. Siendo justos, es difícil defender el pensamiento de Mella sin que la izquierda (y la derecha) se quede horrorizada y blanca como la leche del terror. 

De todo a lo que influenció el caso no es muy distinto. El pensamiento de Mella, aunque desvirtualizado, sería usado por la cultura oficial franquista, y sus planteamientos en política nacional marcaron la política exterior franquista. Fuera de nuestras fronteras, Mella influyó notablemente al integralismo lusitano, adscrito primero a la dinastía liberal portuguesa y luego a la miguelista, cuyo planteamiento doctrinal es paralelo al carlista (anti-parlamentarismo, anti-liberalismo, rey gobernante, sociedad católica y cuerpos intermedios), aunque dirigida al caso específico de Portugal, y en la que cabe destacar a Antonio Sardinha y su Teoría de las Cortes Generales, una elaboración sistemática de la doctrina tradicionalista en una sola obra que no tendría paralelo en la propia España hasta tiempos de Elías de Tejada; en América, se destaca a la vertiente brasileña del integralismo lusitano, el patrianovismo, al pensador brasileño Pedro Galvaõ de Sousa, que afirmaba que un Estado corporativo sólo podía tener lugar con una monarquía en el que rey reine y gobierne, o al sacerdote chileno Osvaldo Lira, que decía que había que borrar todo lo escrito por el Concilio Vaticano II, ese que supuso que la Iglesia reconociera la libertad de cultos en aquellos países de mayoría católica, el ecumenismo y la subordinación de la Iglesia a los dictados internacionales.

Categorías del blog

Tradicionalismo granadino (47) Tradicionalismo en nuestro tiempo (32) Comunión Tradicionalista durante el periodo alfonsino (23) Carlistas de Granada (21) Comunión Tradicionalista durante la Segunda República (20) Guerra Civil Española (20) Comunión Tradicionalista durante el gobierno de Franco (18) Requetés (18) Cruzada de Liberación (17) Tercera guerra carlista (13) Historia del carlismo (12) Prensa tradicionalista (12) Poemas (11) Tercio de Requetés Isabel la Católica (11) Juan Vázquez de Mella (10) S.A.R. Don Sixto (10) Familia Real proscrita (9) Mártires de la Tradición (9) Militares carlistas (8) Primera guerra carlista (8) Rafael Gambra (8) Familia Borbón Parma (7) General Carlos Calderón (7) Círculo Fal Conde (6) El Siglo Futuro (6) Guerra Civil en Granada (6) 18 de julio (5) Cofradía Nuestra Señora de los Dolores de Granada (5) Guerra de la independencia (5) Guerra realista (5) Obispos íntegros (5) Toma de Granada (5) Tradicionalismo malagueño (5) Agrupación Escolar Tradicionalista (4) Fiesta de Cristo Rey (4) Agencia FARO (3) Alzamiento Nacional (3) Arzobispos de Granada (3) Boletín Fal Conde (3) Carlistas célebres (3) Crímenes liberales (3) Doctrina carlista (3) Familia Pérez de Herrasti (3) Francisco Guerrero Vílchez (3) Francisco José Fernández de la Cigoña (3) Liturgia católica (3) Manuel Fal Conde (3) Montejurra (3) Virgen de las Angustias (3) Carlismo en Hispanoamérica (2) Carlos Hugo de Borbón Parma (2) Carlos VII (2) Conde de Rodezno (2) El Correo Español (2) Francisco Elías de Tejada (2) Francisco de Paula Oller (2) G. K. Chesterton (2) General Sanjurjo (2) Gran Capitán (2) Historia de España (2) Jaime III (2) Jaimismo (2) Javier de Borbón Parma (2) José Sanjurjo (2) Juan Manuel de Prada (2) Marqués de Villores (2) Miguel Ayuso (2) Partido Integrista (2) Periodistas carlistas (2) Revista Cristiandad (2) himnos tradicionalistas (2) A los 175 años del Carlismo (1) Abrazo de Vergara (1) Acción Católica (1) Andrés Manjón (1) Andrés Pérez de Herrasti y Pulgar (1) Antonio Aparisi y Guijarro (1) Balbino Santos Olivera (1) Bandera de Andalucía (1) Batalla de Lepanto (1) Carlistas de Almería (1) Cayetano de Borbón Parma (1) Cerro Muriano (1) Cien Mil Hijos de San Luis (1) Cofradía Nuestro Padre Jesús del Rescate (1) Conde de Arana (1) Conrado Reiss (1) Contra-revolución (1) Coronel Longo (1) Corpus Christi en Granada (1) Cristóbal Colón (1) Cruzadas (1) Crímenes comunistas (1) Crímenes nazis (1) Dalmacio Iglesias (1) Descubrimiento de América (1) Dinastía carlista (1) Dinastía usurpadora (1) Don Quijote de la Mancha (1) Día de la Hispanidad (1) Edad Media (1) Editorial Católica Española S. A. (1) Editorial Tradicionalista (1) Eduardo Baselga Recarte (1) El Cruzado Español (1) El Pensamiento Navarro (1) Emilia Pardo Bazán (1) Emilio Barrera Luyando (1) Emilio Ruiz Muñoz (1) Enrique VIII de Inglaterra (1) Erasmo de Rotterdam (1) Fabio (1) Francisco Javier Mier y Campillo (1) Francisco Navarro Villoslada (1) General Barrera (1) Historia de Andalucía (1) Historia del Tradicionalismo Español (1) Isabel la Católica (1) Jaime de Carlos Gómez-Rodulfo (1) Jean-Jacques Rousseau (1) José María Lamamié de Clairac (1) José María de Pereda (1) José Meseguer y Costa (1) José Miguel Gambra (1) José Moreno Mazón (1) Juan Antonio Ansaldo (1) Juan Calvino (1) Juan Donoso Cortés (1) Juan María Roma (1) Juan Marín del Campo (1) Julio Nombela (1) Leonardo Castellani (1) León XIII (1) Literatura (1) Lorenzo Sáenz y Fernández Cortina (1) Los últimos de Filipinas (1) Maestrantes de Granada (1) Manifiesto de los Persas (1) Manuel Senante (1) Marcelino Menéndez Pelayo (1) Marián Vayreda (1) Martin Luther (1) Martín Lutero (1) Masonería (1) Melchor Ferrer Dalmau (1) Mercedes Vázquez de Prada (1) Miguel de Cervantes (1) Muertos por Dios y por España (1) Obispos de Almería (1) Padre Manjón (1) Papa Pío XII (1) Partido carlista (1) Programa tradicionalista (1) Protestantes (1) Protestantismo (1) Quintillo (1) Ramón María del Valle-Inclán (1) Ramón Nocedal (1) Reforma protestante (1) Revolución francesa (1) Reyes Católicos (1) Salvador Morales Marcén (1) San Fernando (1) San José (1) Santiago Apóstol (1) Sitio de Ciudad Rodrigo (1) Tercio de Requetés Nuestra Señora de las Angustias (1) Tolkien (1) Tomás Domínguez Arévalo (1) Tradicionalismo francés (1) Ulrich Zwingli (1) Ulrico Zuinglio (1) Unidad católica (1) piloto Lacombe (1) Ángel David Martín Rubio (1) Ángel Ganivet (1) Órgiva (1)

¡Ayúdanos a mantener enhiesta la bandera de la Tradición!