Órgano del Círculo Tradicionalista General Carlos Calderón

Órgano del Círculo Tradicionalista General Carlos Calderón leal a S.A.R. el Duque de Aranjuez Don Sixto Enrique de Borbón y al ideario católico-monárquico.
DIOS-PATRIA-REY

martes, 8 de mayo de 2018

Reflexiones en torno a los últimos acontecimientos de "la Manada"

Retomada la olvidada polémica en torno a "la Manada" a raíz de la sentencia dictada contra ellos, las reacciones provocadas en la sociedad, los medios y algunas reflexiones de medios alternativos, tales como algunos canales anti-feministas de Youtube o la discusión en el seno del foro Hispanismo.org me han suscitado una serie de reflexiones.



La primera reflexión es que la democracia en España está cavando su propia tumba. El mantenimiento del ordenamiento jurídico es la principal obligación de todo gobierno, legítimo o usurpador, y si es incapaz de llevar a cabo esta función, el Gobierno no tiene ninguna razón de ser. No olvidemos que el motivo que legitimó el Alzamiento del Ejército contra la Segunda República, a la que habían jurado lealtad, fue precisamente el mantenimiento del orden público, algo que la República no podía hacer por la grandísima fuerza de los partidos políticos, que no respetaban la legalidad, principalmente los de izquierdas, y cuyo mayor exponente de incapacidad fue el asesinato del líder opositor derechista Calvo Sotelo. Pues bien, estamos en el mismo camino.

Mariano Rajoy, cabeza suprema del gobierno (ilegítimo) de España, ya había firmado la sentencia de muerte del Estado/Democracia cuando fue incapaz de actuar, primero cuando un gobernante regional, Artur Mas, convocó un referéndum ilegal de secesión. Y luego cuando el mismo gobierno regional, encabezado esta vez por Carles Puigdemont, trató de proclamar la independencia, nuevamente no sólo no se hizo nada, sino que después de que el Tribunal Supremo mandase la intervención en Cataluña y se aplicase con suma lentitud el artículo 155, no se aprovechó la situación para desmontar toda la maquinaria separatista. Ahora y definitivamente, Rafael Catalá, máximo dignatario de la Justicia en España, ha puesto en tela de juicio la sentencia dictada por un juez y todo el buen juicio de la instituciones judiciales españolas.

Cuando Catalá ha puesto públicamente una sentencia y todo el mecanismo judicial español en duda, y ha pretendido influir en una sentencia, no sólo ha puesto en duda el dogma democrático del Estado de Derecho, sino también el gran dogma de la división de poderes, al pretender un ministro, representante del poder ejecutivo, influir en el poder judicial, algo ya grave de por sí en una sociedad sana, pero aún más en la que la división de poderes es dogma constitucional. Pero lo peor de todo es que no ha sido el único, sino que diversas asociaciones de jueces se han sumado al ministro; el partido político gobernante, grandes masas populares y partidos políticos que pretenden el gobierno (uno de ellos, el PSOE, que considera que la sentencia social —o sea, la opinión pública— ha de ponerse por encima de una sentencia judicial) rechazan públicamente esta sentencia y pretenden que se cambie, influyendo así en ella. Con esto, Catalá no sólo ha erosionado gravemente la autoridad de las instituciones judiciales, enfrentándose directamente al Consejo General del Poder Judicial y a otras instituciones judiciales, sino que ha debilitado la propia autoridad del gobierno, pues es común que cuando dos instituciones tienen un conflicto en torno a sus competencias, la autoridad de ambas acaba resquebrajada.

Lo peor de todo es que la duda del ordenamiento jurídico no es la primera vez que pasa (ya han existido, dentro y fuera de España, múltiples movimientos que defienden a los inmigrantes que han pasado a un país sin respetar sus normas de inmigración, queriendo consolidar esto dichos movimientos), sino que cuando estalló toda la cuestión con el golpe de Puigdemont, múltiples partidos políticos hablaron a favor del diálogo con el golpista, y muchos otros más incluso le apoyaron directamente, siendo los responsables de que la aplicación del 155 fuera tan tardía y tan tímida, causando estos partidos no sólo la desacreditación del ordenamiento vigente, sino la suya propia.

Mi segunda reflexión, vista la reacción de los partidos políticos, es que España está gobernada o "representada" por unos trastornados mentales. Otros ya han señalado que los mismos partidos políticos y movimientos que hoy reclaman que rueden las cabezas de los de la Manada (a veces, literalmente), fueron los mismos que en el caso de Diana Quer, hablaban contra esa parodia de condena perpetua que llaman bajo el eufemismo prisión permanente revisable, diciendo que no había que legislar en caliente, y fueron los mismos que en el caso del niño Gabriel defendieron a la asesina del muchacho, acusando indirecta y directamente de xenofobia y racismo a los policías, los medios y la sociedad, por encerrarla y condenarla. Ante esta gente que pretende gobernar España o que trata de influir de alguna manera en el Gobierno, cabe preguntarse que clase de trastornados son para pedir benevolencia por asesinos y criminales cuya culpa está archidemostrada, pero pretender condenar a unos sujetos cuya culpabilidad se ha puesto en duda judicialmente (a pesar de su inmoralidad expresa, y de que, como tengo entendido, tienen pendiente un caso del que hay pruebas fehacientes de que sí son culpables), imponiendo además reformas al sistema judicial que dejarían la puerta abierta a condenas arbitrales. Ante estos trastornados, cabe preguntar por qué gente que todavía se cuestiona cómo puede existir un sistema que, por ejemplo, discrimina a los hombres en los procesos judiciales.

No soy experto en psicología ni psiquiatría, aunque hay gente que habla sólo de hipocresía, pero es evidente que existe un trastorno, tal vez trastorno de doble personalidad. Pasa, como ya ha señalado Juan Manuel de Prada —haciéndose eco de una célebre sentencia de Vázquez de Mella—, que vivimos en un tiempo tan absurdo que pone tronos a las causas y cadalsos a las consecuencias; y es que efectivamente los mismos que aplauden la revolución sexual, la decadencia de la moral tradicional y la inmoralidad manifiesta son los mismos que se escandalizan ante la Generación Porno, ante una violación de un niño por otros niños o ante casos como este de la Manada, cuando una muchacha accede a tener relaciones sexuales en grupo con varios desconocidos y no se da cuenta de que la van a tratar como un objeto o que practicar una orgía lúbrica con desconocidos no es buena idea, cuando la han tratado tan mal y la han vejado tanto, que la chica sale creyendo que la han violado (que efectivamente creo que es lo que pasó). Pues bueno. Esta gente que actúa como creyendo que los actos no tienen consecuencias y que dicen un día azul y al otro verde, es en manos de quién estamos.

Mi tercera y última reflexión es la necesidad urgente que tenemos para salir de esta situación de recuperar la Unidad Católica. Parece que el hecho de la Unidad Católica no tiene demasiada relación con un problema que como mucho es judicial o social, pero de hecho porque es judicial y social requerimos la Unidad Católica.

En un Estado laico, confesional, tolerante y abierto se da la contradicción de que en un Estado donde se supone que gobierna el pueblo, los gobernantes jamás en toda la historia han estado separados tanto de su pueblo. Para ellos, fiestas como San Fermín (en la que tuvieron lugar los sucesos de la Manada) no son las fiestas religiosas que fueron en su momento sino simples hechos folclóricos que sólo se toleran porque dan ingresos a las arcas municipales. Por ello, no son capaces de tratar una fiesta como se merece, ni legislar para que los comportamientos sociales sean los que deberían, porque sencillamente no los conocen, ni aún entienden. De esta manera, no son capaces por ejemplo de impedir ropa no apropiada, de limitar la venta de alcohol, ni siquiera de limitar la entrada masiva de turistas, evitando así que estas fiestas se conviertan en bacanales y que los escándalos derivados se produzcan, pues en ese caso se reducirían sus ingresos, y para no comportarse de forma retrógrada deciden hacer campaña contra el machismo, lo que supone molestar a la sociedad con siempre lo mismo, insultarla gratuitamente y no solucionar el problema, pues la raíz del mal sigue ahí, y al verdadero machista le dará igual lo que le llamen.

Eso en primer lugar. En segundo lugar, este tipo de comportamientos se seguirán repitiendo hasta que no se varíe la "antropología oficial" y se acepte que existen unos comportamientos que son moralmente reprobables se ejecuten con buena intención o con consentimiento, o no, y que deben ser limitadas o incluso prohibidas, como es el caso (que varios hombres yaciesen a la vez con una mujer estaba penado en las Siete Partidas de Alfonso X, penándose independientemente de que hubiese consentimiento de la mujer). Para ello, se necesita construir un sistema moral fuerte y bien estructurado, y el mejor que conocemos radica en el cristianismo, pues no en vano ha logrado funcionar durante casi dos mil años. También es preciso que las sociedades cristianas sobrevivan, mientras que, por el contrario, el actual sistema ha llevado a un sistema demográfico insostenible en que la sociedad se haya amenaza por la destrucción tanto por el problema de las pensiones (los trabajadores activos no pueden pagar las pensiones de los jubilados si hay más jubilados que población joven) como por sustitución demográfica, por atraer poblaciones ajenas cultural y geográficamente para paliar los efectos de las pensiones y el sistema demográfico.

6 comentarios:

Sodomía imperfecta dijo...

Este artículo denota que siguen los albures del mundo moderno y apóstata, del que yo recomiendo desconectarse, pero presupuesto esto aporto aquí lo siguiente:

Hace falta, hoy más que nunca, retomar una cierta teología del acto conyugal y repudiar toda práctica, incluso matrimonial, que vaya contra el orden natural de las cosas y el mandato divino. Así evitaremos obscenas calamidades públicas como la acaecida y tantas otras en las que incluso la propia hembra es la que pide ser vejada de esa forma.

Adviertase el peligro publico de la Sodomía, el cual acecha a la más mínima perversión carnal. Temamos no solo la Sodomía perfecta , pecado que clama al cielo, sino también la tan olvidada SODOMIA IMPERFECTA.

"La sodomía consiste en el coito, ya con una persona indebida, es decir del mismo sexo -sodomía perfecta-, ya con una persona del sexo opuesto pero en un lugar indebido, es decir extra vas naturale -sodomía imperfecta-" (no recuerdo la fuente, lo tengo anotado, pero quizás la Suma Teologica) 

¿Se ha entendido bien? Pues no quiero hacer especificaciones impúdicas.

E incluso cuando se practica en el lugar debido (vas naturale): Hombre y mujer, escribe Fray Bartolomé de Medina (dominico catedrático de
Prima Teología de la Universidad de Salamanca, 1591), cometen sodomía
cuando, durante el acto sexual, "la mujer se situa en la parte superior y
el marido en la inferior, una posición fuera del orden natural de las
cosas". Para Medina, un hombre echado de espaldas durante la relación sexual
constituye un acto carnal "antinatural y desordenado".

Retomemos las sanas costumbres, también las conyugales, de nuestros antepasados, aquellos grandes hombres heroicos de la Cristiandad que se santificaban en cada pequeño acto cotidiano que acometian.

DPFR

Rodrigo dijo...

Gracias por su comentario. Ese último caso que comenta mencionado por Fray Bartolomé de Medina, no es sodomía (ni perfecta ni imperfecta) sino en todo caso pecado venial, siempre que la cópula se produzca dentro del matrimonio y sin impedimentos a la concepción. Ignoro si Medina lo llama sodomía como usted dice, pero de ser así, estaría equivocado. Véase: https://books.google.es/books?id=scJEAQAAMAAJ&pg=PA17#v=onepage&q&f=false

Peor me parece que sería el supuesto de que la mujer se realizase tocamientos después de haber quedado insatisfecha tras la cópula, pero según este tratado católico del siglo XVIII tampoco eso sería pecado mortal: https://books.google.es/books?id=gZJLAAAAcAAJ&vq=guerra&hl=es&pg=PA180#v=onepage&q&f=false

Julio dijo...

Lo de la Manada es sodomía perfecta, ya que la hembra ha penetrado el vaso posterior del varón a órdenes del mismo. Además es un caso de sodomía perfecta con publicidad: han publicado, orgullosos, una foto del momento y la han difundido los numerosos seguidores que tiene dicha la Manada en internet, muchos de ellos católicos, que al parecer consideran esa práctica como una cosa normal y no vinculada con la homosexualidad y la sodomía. Se trata, por tanto, del peor pecado pero además elevado a virtud con el máximo de publicidad y de escándalo. Imposible concebir algo peor.

Combatir la pornografía dijo...

Esto demuestta la clase de sociedad que el liberalismo y la masoneria estan incubando, no se de que se alarma la opinión pública si esto es el pan nuestro de cada día de estos tiempos en los que impera Satanás y no Cristo Rey y su Iglesia porque le destronaron.

http://www.periodistadigital.com/periodismo/prensa/2018/04/30/el-grunido-del-historico-policia-de-la-manada-podemita-fue-una-orgia-promovida-por-ella.shtml El gruñido del histórico policía de la manada podemita: "¡Fue una orgía promovida por ella!"


"No fue violación, ni abuso, fue una orgia promovida por ella y una denuncia falsa. Así consta en las pruebas del sumario. Condenados por miedo a la presión social".

Me recuerda el caso de Ted Boundy que era un enfermo asesino y violador yanki que por culpa de la pornografía hizo lo que hizo.

Hay que buscar la raíz del problema...se ha quitado el obstáculo, la moral cristiana y se ha introducido el libertinaje y hoy la pornografía se consume en ambos sexos en grandes cantidades con los daños cerebrales (receptores de dopamina por los suelos, búsqueda de nuevas perversiones, masoquismo, sodomía, bestialismo e incluso asesinato) y físicos (impotencia , entre otras) que está droga causa por doquier.

Cesar dijo...

Totalmente de acuerdo y que no nos extrañen tampoco las desapariciones de mujeres, posiblemente usadas para misas negras o satánicas y las desapariciones de niños para el mismo fin. Ahí están los crímenes rituales judíos de toda época.

Sin duda sobre del crimen ritual de niños, es muy famoso el del niño ucraniano Andrei Juchtchinsky asesinado ritualmente en 1911 con hasta 47 pinchazos.

Y esque todo esto no es nuevo, ahí está San Pelayo niño mártir, asesinado descuartizado vivo por los mahometanos de Abderraman que pretendían abusar de el. Es muy común en la secta de Mahoma la pedofilia.

La Santa Iglesia Carolica venera con especial fervor a San Simón de Trento, inocente y mártir (Fiesta 24 de marzo), asesinado como Andrei por los judíos. El Novus Ordo suprimió su Festivid así como retiro y escondió sus reliquias para evitar peregrinaciones. (Ver Pablo VI que ordeno se reexaminara el caso del niño santo para quitarle validez y el Arzobispo Alessandro Gotardi)

Pidamoslo a el, a San Simón de Trento, por todos los santos inocentes y mártires que a diario perecen en este mundo dominado por la iniquidad.

Ante Dios no sereis heroes anónimos (Ordenanza del Requeté).

Mt. 25:40 Cualquier cosa que hagáis a uno de estos mis pequeñuelos, a Mi me lo hacéis.



El Liberalismo nos ha llevado a la ruina social y moral dijo...

Excelentes reflexiones, y esque el Verbo de la Tradición tiene razón: "vivimos en un tiempo tan absurdo que pone Tronos a las CAUSAS, y cadalsos a las CONSECUENCIAS".

Qué se podía esperar de una juventud labrada a golpe de material pornográfico, en un ambiente erotizado e insano y adoctrinada sexualmente desde las aulas en todo tipo de perversiones y artilugios antinaturales.

Sobre lo que hablaban de los crímenes rituales a niños, en las leyes de las Siete Partidas se tipifica:

Et porque oyemos decir que en algunos lugares los judíos ficieron et facen el día del Viernes Santo remembranza de la pasión de Nuestro Señor Jesucristo en manera de escarnio, furtando los niños et poniéndolos en la cruz, o faciendo imágenes de cera et crucificándolas cuando los niños non pueden haber, mandamos que, si fama fuere daquí adelante que en algún lugar de nuestro señorío tal cosa sea fecha, si se pudiere averiguar, que todos aquellos que se acercaren en aquel fecho, que sean presos et recabdados et aduchos ante el rey; et después que el sopiera la verdad, débelos matar muy haviltadamente, quantos quier que sean. (Alfonso X el Sabio, Partidas, VII, XXIV, ley 2)


Un saludo
Jorge H.

Categorías del blog

Tradicionalismo granadino (54) Tradicionalismo en nuestro tiempo (38) Comunión Tradicionalista durante el periodo alfonsino (25) Carlistas de Granada (24) Guerra Civil Española (24) Comunión Tradicionalista durante el gobierno de Franco (21) Comunión Tradicionalista durante la Segunda República (21) Requetés (21) Cruzada de Liberación (19) Tercera guerra carlista (14) S.A.R. Don Sixto (13) Historia del carlismo (12) Poemas (12) Prensa tradicionalista (12) Tercio de Requetés Isabel la Católica (12) Mártires de la Tradición (11) Juan Vázquez de Mella (10) Familia Real proscrita (9) Primera guerra carlista (9) Militares carlistas (8) Rafael Gambra (8) El Siglo Futuro (7) Familia Borbón Parma (7) General Carlos Calderón (7) 18 de julio (6) Círculo Fal Conde (6) Guerra Civil en Granada (6) Obispos íntegros (6) Tradicionalismo malagueño (6) Carlos VII (5) Cofradía Nuestra Señora de los Dolores de Granada (5) Familia Pérez de Herrasti (5) Guerra de la independencia (5) Guerra realista (5) Toma de Granada (5) Agrupación Escolar Tradicionalista (4) Alzamiento Nacional (4) Carlistas célebres (4) Carlos Hugo de Borbón Parma (4) Doctrina carlista (4) Fiesta de Cristo Rey (4) Manuel Fal Conde (4) Miguel Ayuso (4) Montejurra (4) Virgen de las Angustias (4) Agencia FARO (3) Arzobispos de Granada (3) Boletín Fal Conde (3) Comunión Tradicionalista (3) Crímenes liberales (3) ETA (3) El Correo Español (3) Francisco Guerrero Vílchez (3) Francisco José Fernández de la Cigoña (3) Javier de Borbón Parma (3) José Miguel Gambra (3) Juan Bertos Ruiz (3) Liturgia católica (3) Partido carlista (3) Víctimas de ETA (3) Víctimas del terrorismo (3) himnos tradicionalistas (3) Andrés Manjón (2) Arvo Jokela (2) Balbino Rubio Robla (2) Carlismo en Hispanoamérica (2) Carlistas de Almería (2) Carlistas de Málaga (2) Conde de Rodezno (2) Cristóbal Colón (2) Descubrimiento de América (2) Día de la Hispanidad (2) Emilio Ruiz Muñoz (2) Fabio (2) Francisco Elías de Tejada (2) Francisco de Paula Oller (2) G. K. Chesterton (2) General Sanjurjo (2) Gran Capitán (2) Historia de España (2) Jaime III (2) Jaimismo (2) José María Lamamié de Clairac (2) José Sanjurjo (2) Juan Manuel de Prada (2) Juan Marín del Campo (2) Julio Muñoz Chápuli (2) Maestrantes de Granada (2) Manuel Senante (2) Marqués de Villores (2) Partido Integrista (2) Periodistas carlistas (2) Revista Cristiandad (2) Una resistencia olvidada. Tradicionalistas mártires del terrorismo (2) A los 175 años del Carlismo (1) Abrazo de Vergara (1) Acción Católica (1) Alejandro Utrilla (1) Andrés Pérez de Herrasti y Pulgar (1) Antonio Aparisi y Guijarro (1) Antonio Iturmendi (1) Antonio Molle Lazo (1) Asociación Víctimas del Terrorismo (1) Balbino Santos Olivera (1) Bandera de Andalucía (1) Batalla de Lepanto (1) Batalla de Montejurra (1) Carlism (1) Carlismo (1) Carlismo en Andalucía (1) Carlismo en Navarra (1) Cayetano de Borbón Parma (1) Cerro Muriano (1) Chafarote (1) Cien Mil Hijos de San Luis (1) Club de tertulia Secondo Venerdi (1) Cofradía Nuestro Padre Jesús del Rescate (1) Conde de Arana (1) Conde de Padul (1) Conrado Reiss (1) Contra-revolución (1) Coronel Longo (1) Corpus Christi en Granada (1) Cruzadas (1) Crímenes comunistas (1) Crímenes nazis (1) Dalmacio Iglesias (1) Dinastía carlista (1) Dinastía usurpadora (1) Dionisio Bolívar (1) Don Quijote de la Mancha (1) Edad Media (1) Editorial Católica Española S. A. (1) Editorial Tradicionalista (1) Eduardo Baselga Recarte (1) El Cruzado Español (1) El Pensamiento Navarro (1) El final de una ilusión. Auge y declive del tradicionalismo carlista (1) Emilia Pardo Bazán (1) Emilio Barrera Luyando (1) Enrique VIII de Inglaterra (1) Erasmo de Rotterdam (1) Francisco Javier Mier y Campillo (1) Francisco Navarro Villoslada (1) Fray Leopoldo de Alpandeire (1) Friedrich Engels (1) Félix Sardá y Salvany (1) General Barrera (1) General Elío (1) Hermandad Sacerdotal San Pío X (1) Historia de Andalucía (1) Historia del Tradicionalismo Español (1) Homilías (1) Ignacio Baleztena Ascárate (1) Isabel la Católica (1) Isidoro Pérez de Herrasti y Pérez de Herrasti (1) Jaime Balmes (1) Jaime de Carlos Gómez-Rodulfo (1) Jean-Jacques Rousseau (1) Jesús Evaristo Casariego (1) Joaquín Ímaz Martínez (1) Josep Carles Clemente (1) Josep Miralles Climent (1) José Carlos Clemente (1) José Luis Zamanillo (1) José Manuel Baena Martín (1) José María Arauz de Robles (1) José María Valiente (1) José María de Pereda (1) José Meseguer y Costa (1) José Moreno Mazón (1) Juan Antonio Ansaldo (1) Juan Calvino (1) Juan Donoso Cortés (1) Juan María Roma (1) Juan Sáenz-Díez (1) Julio Nombela (1) Karl Marx (1) La rebeldía carlista. Memoria de una represión silenciada (1) Leonardo Castellani (1) León XIII (1) Literatura (1) Lorenzo Sáenz y Fernández Cortina (1) Los últimos de Filipinas (1) Maite Araluce Letamendia (1) Manifiesto de los Persas (1) Manuel Polo y Peyrolón (1) Manuel Sola Rodríguez-Bolívar (1) Marcelino Menéndez Pelayo (1) Marián Vayreda (1) Martin Luther (1) Martín Lutero (1) Masonería (1) Mauricio de Sivatte (1) Melchor Ferrer Dalmau (1) Mercedes Vázquez de Prada (1) Miguel de Cervantes (1) Misa tradicional (1) Misa tridentina (1) Muertos por Dios y por España (1) Obispos de Almería (1) Padre Manjón (1) Papa Pío XII (1) Pedro Calderón de la Barca (1) Programa tradicionalista (1) Protestantes (1) Protestantismo (1) Quintillo (1) Ramón María del Valle-Inclán (1) Ramón Nocedal (1) Reforma protestante (1) Revista Montejurra (1) Revolución francesa (1) Reyes Católicos (1) Salvador Morales Marcén (1) San Agustín (1) San Fernando (1) San José (1) San José de Calasanz (1) San Pío X (1) Sanfermines (1) Santiago Apóstol (1) Siglo de Oro español (1) Sitio de Ciudad Rodrigo (1) Sixto Enrique de Borbón (1) Sylvia Baleztena Abarrategui (1) Tercio Nuestra Señora de la Merced (1) Tercio de Requetés Nuestra Señora de las Angustias (1) Tolkien (1) Tomás Domínguez Arévalo (1) Tradicionalismo francés (1) Ulrich Zwingli (1) Ulrico Zuinglio (1) Unidad católica (1) marxismo (1) piloto Lacombe (1) Ángel David Martín Rubio (1) Ángel Ganivet (1) Órgiva (1) Константин Константинович Семенов (1) Русская эмиграция и гражданская война в Испании 1936-1939 гг. (1)

¡Ayúdanos a mantener enhiesta la bandera de la Tradición!